¿Cómo compaginar el derecho a las comunicaciones y el derecho a la información? ¿Dónde está el límite entre la aspiración ciudadana de conocimiento sobre el trabajo de las adminstraciones y la necesidad de estas a ser discretas sobre determinados temas? La respuesta es complicada y deberá ceñirse a cada caso.

Lo que sí está claro es que nunca se ha hablado tanto de este tema como a raiz de las filtraciones de Wikileaks. La publicación de cables y documentación ‘secreta’ supuso una completa vuelta de tuerca para muchas instituciones y embajadas en su forma de tratar la información y su comunicación.

El tema de wikileaks ha despertado de nuevo el debate sobre la responsabilidad de la gestión de información por parte de los medios. ¿Dónde está el límite entre la libertad de expresión y la utilidad de la información? No se trata de hablar de censura pero sí de distinguir la información calificada como interesante y útil para el lector de aquella que tan sólo es seleccionada por su capacidad de generar ingresos de ventas y visitas por la morbosidad que supone el tema en cuestión. En este punto es dónde hay que valorar la ética del medio y el periodista. No se trata de censurar la información pero si de tener en cuenta las trascendencia y medir la influencia de la noticia en cuestión para evitar el conflicto social.

Hace unos días hablamos con los compañeros de LaSexta Noticias sobre este tema. Insistimos en la necesidad de profesionalizar la gestión de la comunicación de cara a hacerla más eficaz y más tranparente. Reflexionamos sobre la exposición de los políticos ante los ciudadanos. Antes, se conocían medidas y disposiciones oficiales a través de la prensa escrita, hoy podemos ver en directo una cumbre internacional desde el otro extremo del planeta. Todos los cargos públicos deben ser conscientes de que en cualquier ocasión puede haber una cámara o un micrófono que recoja ese comentario ‘incómodo‘.

Independientemente de la mayor exposición mediática de los dirigentes, el caso de Wikileaks ha supuesto un verdadero cambio de cara a hacer más accesible una parte de las informaciones con las que se trabaja por parte de las administraciones públicas: personal, sueldos, trabajos desarrollados, etc. Pero también reconocimos la importancia de reservar ciertas parcelas a una mayor discreción. Es el caso de negociaciones importantes, temas de seguridad nacional u otros de sensibilidad que pueden justificar dicha discreción.

En un momento en el que el periodismo se encuentra en entredicho recordamos la frase del célebre Josph Pulitzer en su discurso sobre el periodismo y la necesidad de difundir información de calidad y desinteresada: “Nuestra república y su prensa triunfarán o caerán juntas”.

Keyprocom laSexta Noticias Jose Manuel Oliver

Pincha en la imagen para ver la información en la página de LaSexta

Etiquetado en:                        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>