Mucho se habla sobre la exportación de bienes o servicios en busca de nuevos mercados y oportunidades. El modelo actual de una economía abierta y globalizada requiere de las empresas una visión cosmopolita y evaluar la internacionalización de sus estrategias empresariales. Pero su aplicación en el ámbito de la comunicación y del márketing no resulta tan sencilla como pudiera parecer. La implantación de una empresa en otros paises no es un proceso improvisado. Responde a un complejo proceso de tramitaciones, alianzas, análisis de mercados, competencia, detección de oportunidades, etc. Se trata de una decisión estratégica de cara a apertura de mercados y detección de posibilidades de negocio importantes.

En el sector de la comunicación y el márketing, el proceso no acaba ahí. Una vez puesta en marcha la delegación, comienza el trabajo. La relación con periodistas, clientes, instituciones… No se trata de ofrecer un servicio al uso, como podría ser la construcción o el mantenimiento de infraestructuras. En este caso se trata de fundirse con la cultura, de hablar, de escuchar. Incluso en países en los que la lengua es la misma, varían los usos que se hace de ella. Modismos, expresiones, etc. Contar con un equipo adecuado para ello es de vital importancia si se quiere trabajar con garantías de éxito.

Este proceso conlleva una serie de retos inherentes que deben ser previstos y abordados con garantías. Así, exportar se convierte en una suerte de inmersión que obliga practicamente a desechar determinados marcos e ideas y a estar abierto a las nuevas dinámicas del mercado en el que se aterriza. Al mismo tiempo, se debe conservar el know how y nutrirlo con el adquirido en el entorno local para ofrecer un servicio completo y no intrusivo a los clientes.

Exportar supone un reto y un valor añadido de gran importancia para las empresas dado, no solo por el proceso al que se enfrenta la firma, sino por el grado de experiencia y la capacidad de adaptación a los nuevos retos adquiridos.

Exisiten muchos países en los que la comunicación y el marketing tienen mucho potencial, aunque abrirse paso en ellos no es tarea sencilla. Sólo las firmas más exigentes están preparados para la exportanción de un servicio tan especial como la comunicación. Trabajar por su éxito es uno de los retos más importantes a los que se puede enfrentar una compañía en su aspiraciones de crecimiento.

One thought on “Exportar comunicación: un reto para los más exigentes

  • 27 noviembre, 2012 a las 6:52 am
    Enlace permanente

    You must never ever ignore the relationship between you, investors and personal creditors when
    buying commercial property. As an example, many professional attributes that happen to be offered are unlisted, so possessing lots of people in your system can assist you know more and acquire inside
    scoops on some great offers.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>