Hace unos meses, nuestro compañero Pedro Marfil, hablaba sobre el empleo del silencio como herramienta de comunicación con mayor o menor efectividad. En su caso, lo aplicaba a la comunicación política, aunque día a día vemos como también en el ámbito corporativo el silencio parece tener, paradójicamente, un papel importante en el desarrollo de la comunicación.

No son pocas las empresas que por su sector de actividad prefieren desarrollar una labor comunicativa discreta, alejada de los focos y los micrófonos. Ámbitos como la industria, el armamento o la seguridad son un buen ejemplo de esto. Pero ¿por qué?

Generalmente se trata de sectores en los que las multinacionales tienen mucho peso, por lo que en muchas ocasiones, la estrategia comunicativa y los mensajes vienen dados desde la matriz y no existe una verdadera cultura de comunicación proactiva. Al mismo tiempo, al tratarse de grandes empresas, en muchas ocasiones participadas en bolsa, el desarrollo de la comunicación debe ser tratado con mucho mimo (ver post). Sin embargo, muchas otras empresas responden a estas características (grandes bancos, motor, constructoras, etc.) y a diario las vemos comunicar ¿Entonces?

La cuestión está en el público. Las empresas que finalmente resultan más celosas de su trabajo suelen ser aquellas que no poseen un público generalista, sino que su target son solo grandes empresas o administraciones, por ejemplo. Es por esto que en muchas ocasiones no se trata de un silencio tal y como podemos entenderlo, si no una comunicación bien segmentada. Estas empresas sí que comunican, lo único es que su estrategia está mucho más enfocada hacia su público objetivo, más de nicho.

Publicaciones especializadas, encuentros, seminarios, patrocinio de estudios, congresos, etc. Estas son sólo algunas de las acciones que se desarrollan para llegar a públicos más concretos, reducidos y potenciales clientes de la firma. De este modo, en muchas ocasiones, ese silencio no es más que una mera percepción. Su estrategia es la de una comunicación más controlada y enfocada a captar o fidelizar determinados colectivos.

Pese a todo, en muchas ocasiones, se desperdicia el potencial de una comunicación más generalizada como vehículo para la creación de marca y la generación de confianza hacia un público mayor. La construcción de un intangible de estas características requiere de matices que desarrollen día a día una identidad colectiva y un sentimiento de identificación que haga crecer a la empresa.

Etiquetado en:            

2 thoughts on “¿Es real el silencio en comunicación?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>