Comunicación Startup
No descubrimos ningún secreto si decimos que la comunicación es algo cambiante. Sus retos y necesidades varían en función de la época del año, el estado del proyecto o el clima en los medios. Cualquier cuenta tiene estas condiciones, pero dichas características se multiplican si se trata de una startup:  un segmento tremendamente activo y exigente en el que el éxito sólo se logra a base de trabajo y mucho esfuerzo. 
Las startups cuentan con unos valores y una visión de conjunto muy específica. Sus servicios están muy enfocados hacia la satisfacción final del cliente y del mismo modo, exigen para sí mismos un trato específico y cercano. Por otro lado, su manera de entender las nuevas tecnologías hacen más dinámico el trabajo a través de internet, haciéndolo más intenso y práctico a la hora de ejecutar.
Las barreras de comunicación pueden ser muchas: la falta de conocimiento, la saturación, o la ausencia de medios, entre otros pueden condenar la comunicación de un proyecto emergente. Por eso es importante poner la creatividad al servicio de las ideas, para procurar superar las dificultades y aprovechar al máximo las coyunturas existentes para sacar partido de ellas.
A todo esto, hay que añadir la vertiginosidad del trabajo con empresas jóvenes como startups. Se trata de organizaciones que germinan y maduran en poco tiempo y que necesitan mucho dinamismo y atención. Comunicación de resultados, búsqueda de financiación, visibilidad, captación de nuevos usuarios, posicionamiento ante determinados eventos, etc. Son sólo algunos de los objetivos que pueden plantearse en el primer año de trabajo.
Saber leer el contexto en el que se desarrolla la comunicación es vital si se busca la visibilidad de una marca. Pero sobre todo, lo más importante es contar con la creatividad suficiente como para contar historias que capten la atención de los periodistas. Ahí está el quid de la cuestión. Afrontar cada mensaje como una nueva historia y buscar el método más efectivo y atractivo para que los demás lo cuenten.
Así, la comunicación de startup es un trabajo verdaderamente apasionante pero que requiere de un plus de dedicación y esfuerzo para hacerlo efectivo.
Etiquetado en: